Diana Negrete, quien preservó el legado musical y fílmico del Charro Cantor por décadas en México y en el extranjero, fue la única hija de sangre de Jorge Negrete. Murió el viernes, a la edad de 79 años y sus restos fueron sepultados este sábado 23, en el mausoleo del Charro Cantor, en el lote uno de la sección 1 de la ANDA en el panteón Jardín, al sur de la Ciudad de México.

Le sobreviven a la también cantante sus hijos Rafael Jorge, Deborah, Liliana, Diana y Lorenzo Negrete, además de sus nietos.

"Mi mamá Diana fue una persona muy alegre y carismática, tuve la oportunidad de viajar en múltiples ocasiones a su lado, con ella aprendí a apreciar la música ranchera principalmente de mi abuelo Jorge Negrete, pero también lo hecho por José Alfredo Jiménez, Cuco Sánchez, Los Hermanos Zaizar, que eran de la época de oro del cine nacional", declara Rafael Negrete a El Sol de México.

Desde este sábado 23 juntos hasta la eternidad el padre Jorge Negrete y su hija tan amada por él, Diana Negrete, quien perdió a su progenitor a la edad de cinco años.

Rafael Negrete recuerda que su madre acudía con devoción en cada aniversario luctuoso del Charro Cantor, al Panteón Jardín, para rendir honores a su padre, quien fue una figura de la música ranchera y líder de la ANDA, y sólo dejó de hacerlo causa de la pandemia desde 2020:

"Mi madre, fue una niña que perdió a su padre a los cinco años, un hombre famosísimo y muy importante para el gremio artístico. Y yo pienso que le costó mucho trabajo asimilar su fallecimiento, porque un ídolo popular nunca se va.

"Hasta la fecha hay un culto a Jorge Negrete, sigue apareciendo en periódicos, revistas, en reportajes de radio, televisión y plataformas. No digamos la transmisión de sus películas, como sus canciones, que se siguen apreciando. Y todo eso por la obra de difusión que mi madre hacia los 365 días de cada año, hasta la llegada de la pandemia".

Desde Los Ángeles, California, Lilia Guízar, hija de Tito Guízar, lamenta la muerte de Diana Negrete, "mi mejor amiga, mi hermana por elección, teníamos todo afín por nuestros padres, ídolos de la música Mexicana.

"Mi más sentido pésame a Rafa, Deborah, Liliana, Dianita y Lorenzo, a sus nietos, en paz descanse, quien llevaba con tantísimo orgullo el legado de su padre, don Jorge Negrete. Se nos fue otra gran estrella".

Y agrega la cantante Lilia, una anécdota con Diana Negrete: "Mi hija Blanca Lilia hace cinco años tuvo un trasplante doble de pulmón y la única persona con quien compartí este problema familiar fue con Diana; durante las cinco horas de la intervención quirúrgica, nos mantuvimos hablando por teléfono, dandome ánimo y rezando. Y gracias a mi roca, como yo le llamaba, porque era muy espiritual, muy cariñosa, tuve fortlaeza. Siento su muerte como si se me hubiera ido mi propia hermana", declaró Lilia Guízar.

No se reporta la aprehensión de los presuntos responsables, ni pistas que lleven a su captura.