Uno de los retos del rodaje de las primeras dos temporadas del docureality de A&E, Metrópoli, fue que los camarógrafos y equipo de producción tuvieron que aprender las reglas de seguridad para trabajar hombro a hombro con la policía capitalina, el grupo Cóndores y el Erum. Para su tercera entrega el desafío fue adaptarse a las reglas sanitarias.

“Fue doblemente complicado porque teníamos que seguir los protocolos de las autoridades, más las precauciones por el Covid. Ahora se tuvo que grabar con cubreboca, muchas veces con careta, se usó gel y sanitizaban al equipo técnico. Eso hizo una labor más complicada y cansada, pero afortunadamente es un equipo muy entrenado en este tipo de docureality”, dice Juana María Torres, directora de producción original del canal.

Metrópoli, que estrena su tercera temporada hoy a las 21:30 horas, sigue la labor de los cuerpos de seguridad de la Ciudad de México para conocer de cerca los operativos policíacos y de emergencias extremas cuya realidad parece superar la ficción.

“En esta nueva temporada tenemos el caso de una señora que participa en uno de estos rituales para la buena suerte donde se metió a un circulo de fuego. Alrededor de ella ponen alcohol que prenden y literalmente ella se prendió fuego. Tuvo que ir un helicóptero de los Cóndores por ella porque la ambulancia no llegaba. Eso como espectador te abre los ojos para darte cuenta que podemos llegar a ser muy imprudentes o incrédulos”, explica la ejecutiva.

El programa se suma a una ola de documentales que recientemente han puesto la mira en el trabajo de los cuerpos de seguridad y salud en la Ciudad de México como Familia de medianoche, sobre una familia de paramédicos, y Una película de policías que en noviembre estrenará por Netflix.

Al igual que estos contenidos, Metrópoli intenta mostrar de manera objetiva el trabajo de los cuerpos de seguridad sin enfocar su mirada en las problemáticas de corrupción que se viven dentro de estos grupos de seguridad.

“A veces pasan estas cosas donde las comunidades no les dejan hacer su trabajo porque los propios criminales viven ahí y cuando llegan los apedrean; eso no lo vemos”, señala Carmen Larios Vp senior head of content del canal.

“Nuestra intención no es contar un lado tan positivo que tenga que cambiar la percepción del espectador. El punto es simplemente contar este lado de la historia donde se muestra lo que hacen día a día, que la gente lo mire. También es bueno ver historias positivas y no sólo escuchar lo que está mal”.

Apuesta A&E por historias de crimen

El confinamiento por la pandemia de Covid-19 sin duda alzó los números de rating del canal en México y Latinoamérica durante el primer semestre, asegura Carmen Larios.

El reto después de medio año fue seguir la pista de los intereses que las audiencias fueron creando con el auge de las plataformas digitales. “Ese es el reto de aquí en adelante: producir y pensar como multiplataforma, que todos nuestros contenidos tengan distintas salidas para la variedad de audiencias”.

Entre estos cambios, las ejecutivas han encontrado un interés del público en seguir historias de investigación criminal.

Este año hemos tenido A&E Investiga, series unitarias sobre investigaciones criminales que llegarán a nuestra pantalla. Nos gustaría buscar esas historias locales que también hablan de esto porque al tener películas y series con esta mirada de investigación, criminología y ciencia forense se forma un complemento muy bueno. Y este año nos pinta muy bien este tema”, concluye