Tijuana.- El largo tiempo que pasó sin subirse al ring no es un obstáculo en la fuerte mentalidad de la campeona mundial interina de peso Minimosca del Consejo Mundial de Boxeo, Kenia Enríquez (23-1; 9 KO’s).

La tijuanense busca superarse en todas las facetas de su carrera. Ahora asume un reto más al encarar a Gabriela Sánchez Saavedra (8-4) este viernes 26 de noviembre en el emblemático Auditorio Municipal de Tijuana. La función será transmitida en vivo por ESPN KnockOut.

Las pugilistas enfrentaron al primer rival: la báscula.

Enríquez registró un peso de 51 kilos con 600 gramos; Sánchez pesó 49.4 kilogramos, para confirmar el combate. Originalmente estaba pactado para disputar el Campeonato Mundial Interino Minimosca del CMB que posee la tijuanense, sin embargo, de último momento se cambió de decisión.

Kenia Enríquez reconoce las virtudes y trayectoria de su contrincante, pero, lejos de atemorizarla, la motiva a demostrar su mejor versión.

“Sé que tengo una dura prueba al frente, pero eso es lo que te demuestra qué clase de peleador eres”, dijo.

“Tengo una peligrosa prueba al frente. Le propinó una derrota y le quitó el invicto a Paulette Valenzuela, que es un peso superior. Corro los riesgos porque soy una atleta de alto rendimiento”, agregó.

Marcos Romero | El Sol de Tijuana

La exigencia de la actividad diaria la impone la misma Kenia Enríquez. Desde hace algún tiempo ha trabajado en desarrollarse como deportista al probarse en disciplinas desafiantes que la orillen a crecer, como las artes marciales mixtas. “Me he dedicado a ser no sólo una boxeadora, sino una atleta en su totalidad”.

La tijuanense ha buscado por todos los medios la oportunidad de conseguir el campeonato mundial absoluto Minimosca, no obstante, la suerte no ha tocado a su puerta. Pero ahora se enfoca en crear nuevas oportunidades.

“Hay que abrirnos puertas. He perseguido ese título absoluto tres años. Ya me enfadé de estar persiguiendo un cinto en lugar de perseguir mi mejoría”, aceptó. “Un campeón se hace por si mismo, no por un cinturón”, añadió.

Regresa a su esquina el responsable de involucrada al boxeo desde temprana edad, su padre, Gustavo Enríquez. Kenia aseguró que la reincorporación de su familiar crea una conexión especial que la impulsa a dar un extra.

“Me da mucha fuerza tener a mi papá en la esquina. No es nada suavecito”, comentó. “Existe ese lazo de familia y confianza. Saca lo mejor de mi. Mis mejores actuaciones han sido con él a mi lado”, refirió.

AMATEUR

El 20 de noviembre cumplió 15 años de la primera ocasión que se montó a un cuadrilátero, para colocarse guantes, careta en el sector amateur y exhibir sus primeras pinceladas de talento.