Tijuana.- Jaime Bonilla Valdez, gobernador de Baja California, consideró que el cierre de la frontera por un año y 7 meses le afectó a los fronterizos en lo social, pues familias no podían tener contacto.

“Claro que causó inconformidades e inquietudes y aisló muchas veces a la familia porque tenían familia de aquel lado (Estados Unidos) y no las podían ver y entonces no podían transitar y se hacían largas ‘colas’ (en las garitas) e impactó socialmente, en lo económico, yo creo que le benefició más a los mexicanos, y en lo social, yo creo que si causó una serie de problemas", indicó.

Bonilla Valdez señaló que afectó más el cierre fronterizo en lo social que en lo económico, pues se fortaleció el comercio local.

Afectó más a Estados Unidos que a México, porque realmente mucha de la gente que se iba a comprar o que tenía la opción de comprar allá, lo hacía aquí y aquí consumía