Mexicali.- La regularización de los vehículos de procedencia extranjera que circulan en Baja California sin placas oficiales tendrá un costo de 2 mil 500 pesos para los ciudadanos, anticipó el presidente Andrés Andres Manuel López Obrador.

La condición es que la recaudación de estos recursos se quede en las arcas estatales y municipales para que se destinen a la reparación de baches.

El jefe del Ejecutivo Federal inició ayer en Mexicali la gira de trabajo por Baja California, la última durante la administración del gobernador Jaime Bonilla Valdez, con quien reconoce una amistad personal.

Aunque la inauguración del cuartel de la Guardia Nacional fue el objetivo principal de la visita presidencial a esta capital, López Obrador adelantó detalles del decreto que firmará hoy en Ensenada para regularizar los denominados autos “chocolate”.

“Vamos a regularizar todos los vehículos que transitan en todos los municipios del Estado, van a aportar una cantidad para contribuir con alrededor de 2 mil 500 pesos”

López Obrador dijo que desde varios ángulos se veía la necesidad de la regularización de estas unidades enfatizando las cuestiones de seguridad a través de la identificación de las personas que poseen los automóviles.

Frente al gobernador, a la gobernadora electa, Marina del Pilar Ávila Olmeda y a la alcaldesa, Norma Bustamante Moreno, el Presidente advirtió que la recaudación que se logre por este programa deberá destinarse a la atención del problema de los baches.

“Esa cooperación le va a quedar al Estado y los municipios, no se irá a la Federación pero con el compromiso de que ese dinero se destine a resolver el programa de los baches”.

Este día en Ensenada el Presidente firmará el decreto que contendrá los lineamientos de la regularización de los autos “chocolate”.

Aunque no hay una cifra oficial, a través de un censo, la actual administración estatal ha contabilizado 70 mil unidades circulando con placas extranjeras en Baja California.

Al inaugurar la sede de la Guardia Nacional López Obrador dijo además que los programas de beneficio fiscal establecidos para la zona fronteriza van a mantenerse.