Tijuana.-Organizaciones de ambos lados de la frontera ven positivo el levantamiento de las restricciones en el cruce fronterizo, aunque preocupa los tiempos de espera con el regreso de los cruces no esenciales.

De acuerdo a lo anticipado por el director ejecutivo de Smart Border Coalition, Gustavo de la Fuente, podría darse un incremento en las filas para cruzar a Estados Unidos.

“No tenemos los datos oficiales, pero dudo mucho que los agentes van a estar revisando a cada persona que cruza, porque todos los segundos que se agregan en una familia de cuatro a cinco personas que le presente el certificado oficial, además, de su pasaporte y visas. Imagínate el tiempo que se va a llevar y lo que representa”, comentó el especialista.

Y agregó: “Creo que lo que va a suceder es que van a hacer inspecciones aleatorias, para saber los que están vacunados y los van a mandar a inspección secundaria”.

Señaló que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), tendrá que tener cuidado cómo va a manejar la apertura, porque estará limitado en cuanto a su personal

“Aun haciendo inspecciones aleatorias, se van a llevar más tiempo del que se llevan ahora. Hay que estar pendientes si puede significar filas más largas, pero no sabemos si ese va a ser el caso”, apuntó.

Indicó que en la actualidad Otay ya cuenta con 93% del volumen de viajeros que tenía antes de la pandemia, mientras que en lo que respecta a San Ysidro, ya alcanza 80%.

Por su parte, la directora de asuntos de comercio internacional en la Cámara Regional de Comercio de San Diego, Kenia Zamarripa, destacó el proceso de reactivación económica que vendrá a la región, en plena época navideña.

“Por más de 18 meses estas restricciones han impactado directamente nuestra economía, el turismo, el retail, las pymes y a nuestra fuerza laboral transfronteriza en diversos sectores. Nuestras empresas y comunidad binacional pueden ahora avanzar hacia una reactivación y recuperación económica eficiente y completa”, resaltó.

Kenia Zamarripa, resaltó los esfuerzos que hubo tanto de México como de Estados Unidos, para que se diera la apertura de la frontera.

“Reconocemos el esfuerzo y colaboración de organismos empresariales y funcionarios gubernamentales que abogamos juntos por levantar estas restricciones. Esto incluye esfuerzos por promover la vacunación en ambos lados de la frontera y el programa de vacunación transfronteriza liderado por el Consulado Mexicano y condado de San Diego quienes permitieron la vacunación de empleados en Tijuana”, concluyó.