Tijuana.-“Para cruzar al Black Friday”, respondió José Luis, a la pregunta sobre por qué estaba dispuesto a hacer una fila de más de tres horas, tan solo para obtener su certificado de vacunación.

El hombre era, a las 10:30 horas de ayer, el último en la línea que abarcaba toda la cuadra de la Secretaría de Bienestar, a solo 20 días de que la frontera sea abierta a cruces no esenciales, después de 18 meses.

“Yo lo necesito para cruzar y no me sale la segunda dosis. Van dos meses que he mandado la aclaración y no me dan nada. Me vacuné con Pfizer en junio y ya quiero que quede listo, porque al momento de querer cruzar la garita, no los van a exigir y tiene que estar resuelto el problema y no podemos esperar a que el sistema lo arregle. Desafortunadamente en muchos lugares de México así es, hay siempre problemas”, expresó.

Mayra Gómez, por su parte, madrugó para estar desde las 7:00 horas en las oficinas federales, pero al contrario de José Luis, que su intención es cruzar a Estados Unidos, el de ella es por otros motivos.

“Me dice que no estoy registrada, mi vacuna fue la Johnson, pero te metes por WhatsApp y no da. La verdad me lo piden en la escuela y ya es obligatorio”, comentó.

El delegado del bienestar en Tijuana, Gilberto Herrera Solorzano, indicó que tras el anuncio de la apertura de la frontera, el número de personas que acudían a tramitar su certificado, pasó de 30 al día, a un promedio de 700, hasta llegar a los mil 500.

Por el incremento tan abrupto en la demanda, indicó que han destinado a gran parte del personal para esta tarea, aunque descartó que esto implique que se dejen de prestar otros servicios en la Delegación.

“Hacemos invitación a que las personas que tienen el trámite lo pueden hacer en los Centros Integradores del Bienestar, donde tenemos 40 oficinas en Tijuana. En la mayoría de las oficinas hay un servidor de la nación y cuentan con la plataforma para el trámite”, agregó.

Por último, aseguró que pese a las largas filas, 100% de los ciudadanos logra obtener su certificado, incluso, si falta capturar una dosis pendiente o hacer ajustes en sus datos personales, como el del CURP.